Pantalla Protección Facial

Vista
Resultados 1 - 2 de 2

Pantalla Protección Facial

 

vale la pena comentar que la utilización de estas pantallas protectoras no tiene por qué entrar en contradicción con el empleo de otros medios para evitar que los contagios por coronavirus vayan a más.
Huelga decir, por otro lado, que la primera medida que garantiza tu seguridad es la relativa a respetar los dos metros de distancia interpersonal. Este es, sin duda, el mecanismo más efectivo para eludir la transmisión del virus.
Los contagios dependen de las gotículas que se producen al hablar, estornudar o toser, las cuales pueden entrar a través de la boca, de los ojos y de la nariz. 
A partir del mantenimiento de la distancia social, el resto de métodos de prevención del coronavirus son complementarios, lo que implica que el uso de uno de ellos, como las pantallas, no tiene por qué significar que desestimes otros. 
En este sentido, hemos de destacar que las pantallas de protección facial son perfectamente compatibles con el empleo de las mascarillas (obligatorias a día de hoy en nuestro país en la mayoría de actuaciones comunes fuera de casa). 
Por consiguiente, la combinación de las pantallas protectoras y las mascarillas supone una doble precaución frente a los efectos de la pandemia.



Las características de las pantallas protectoras para frenar la COVID y cuidar la salud

Hacer uso de estos instrumentos conlleva no solo poner tu salud a salvo, sino también la de los demás, lo cual es un gesto de solidaridad tan gratificante como necesario. ¡
Las pantallas de protección tienen la ventaja, respecto a las mascarillas, de que tapan toda la cara. Es el instrumento con mayor superficie de cobertura. Ten en cuenta que incluso pueden llevar una visera. 
Por otra parte, están fabricadas en plástico, por lo que su característica transparencia propicia que no se pierda nada de visibilidad. Como también tapan los ojos, cosa que no hacen las mascarillas, desincentivan la perjudicial tentación de tocártelos. 
Por último, resultan muy efectivas, por ejemplo, para los profesionales sanitarios que están muy expuestos al virus, ya que les permiten evitar las salpicaduras. Aparte, favorecen una mayor ventilación.
En definitiva, una pantalla de protección facial es un medio que va a venirte muy bien para frenar la transmisión del coronavirus.