Potitos - zumos

Página 1 de 4

¿Qué son los potitos?

Los potitos son un alimento infantil preparado a modo de puré y envasado en un tarro de cristal, pueden ser de frutas o verduras. Comúnmente se venden en los supermercados y farmacias, han sido preparados siguiendo unos controles de calidad estrictos que garantizan que el bebé está bien alimentado.

A la hora de elegir un potito, lo más importante es leer la etiqueta, ya que los ingredientes utilizados y las texturas varían según la edad a la que esté destinado. En la etiqueta encontraremos la edad a la que está destinado el potito pero debemos ir más allá y leer también la composición, así podremos evitar alergias e intolerancias y también no introducir ningún alimento que el bebé todavía no pueda tomar.

¿Qué son los zumos?

Son sustancias líquidas que se obtienen a partir de frutas, vegetales, flores, plantas, etc. para lo cual es necesario que a dichos elementos se les tiene triturar con el fin de que la materia orgánica que las compone sea aprovechada y de ella se obtenga el zumo. No es el único procedimiento que existe para la elaboración de zumos, también es posible que se obtengan mediante procesos de centrifugado o destilación.

En el caso de los bebés es importante tener en cuenta que La Academia Americana de Pediatría publicó un informe en el que deja claro que los niños menores de un año no deberían beber zumos ya que estos "no forman parte de una dieta saludable y equilibrada"

Beneficios que aportan en la alimentación

Los pediatras aconsejan comenzar con la alimentación complementaria de un bebé a los seis meses. A partir de entonces ya pueden digerir progresivamente frutas, verduras, cereales y carne mezclada con verduras, e ir acostumbrándose a nuevos sabores y texturas. Es en este momento cuando nos pueden surgir las dudas de cómo darle estos alimentos a nuestro bebé.

Los zumos y los potitos son una perfecta opción para comenzar a probar el paladar de tu bebe contienen grandes cantidades de nutrientes y su preparación es muy fácil y cómoda para los padres

En el caso de los potitos su mayor beneficio es la comodidad que significan a la hora de transportarlos y su fácil manejo para hacerlo llegar al bebé.  Además, al estar envasados al vacío se mantienen en perfectas condiciones durante mucho tiempo, siendo ideales para llevarlos en viajes y salidas familiares.

Los zumos por su parte aportan gran energía, los pequeños en sus primeras etapas al no contar con dientes perfectamente constituidos pueden disfrutar de los zumos sin ningún problema al ser estos líquidos. Aparte de los nutrientes, los zumos también ayudan a mejorar las defensas, combatir el estreñimiento y ayudar al organismo a tolerar otros alimentos. 

Siempre se recomienda consultar con un pediatra para obtener el mejor asesoramiento a la hora de alimentar a los pequeños de la casa.

5 recetas de potitos

10 recetas que pueden resultar útiles a la hora de elegir el sabor del potito para tu bebe:

Potito de pollo con arroz: Es perfecto para introducir en la dieta de tu hijo los sólidos, recomendado después de los 6 meses.

Potito de ternera con patatas y zanahoria: Elaborado con carnes y verduras de primera calidad.

Frutas variadas: melocotón, manzana, plátano, albaricoque, naranja son las frutas más comunes de encontrar en este tipo de potitos.

Menestra de cordero: a base de zanahoria, arroz y guisantes, están elaborados para alimentar a tu bebé a partir de los 6 meses, dentro de una dieta variada.

Plátano, naranja y galleta: Alimento a base de frutas indicado para la alimentación del bebé a partir de los 4 meses.

5 recetas de zumos

Zumo de manzana: Todo un clásico. Zumo de manzana para lactantes a partir de 4 meses.

Zumo de frutas variadas: Zumo de uva, puré de albaricoque, zumo de naranja, puré de pera y vitamina C. Zumo de frutas parcialmente concentrado.

Zumo de papaya: contienen una enzima llamada papaína que ayuda en la digestión. Es una de las mejores frutas para el sistema digestivo. Gracias a que también es alta en fibra y agua, tiene propiedades laxantes y desintoxicantes para ayudarnos a depurar las toxinas y los residuos que se acumulan en el intestino.

Zanahoria, manzana y naranja: Y si se preparan con frutas frescas, serán ideales para la temporada de temperaturas altas.

Coco y banana: Este zumo por ser rico en calcio, potasio, vitaminas A, C, E, fibra, hierro, y ácido fólico favorece el aprendizaje y la memoria de los niños. También es muy bueno para el crecimiento de los pequeños, es energético y sirve para desechar parásitos intestinales.